Una madrugada I


I
en la madrugada me pregunté
si eran tus ropas esos cadáveres fosforecentes
que empezaban a incubar tiernos murciélagos

si eran los ecos retorcidos por los rincones
gemidos agonizantes de fantasmas
extraviados por la mala orientación
de tu aroma disipándose

así de pronto
entre las grietas de los muros

a mediodía ya empezaban a caminar
los espectros de tus siluetas desteñidas
mis preguntas sabían ya a rancias respuestas
y tu aroma se descascaraba
de las cortezas de mi cráneo

al anochecer
hasta tu nombre había cambiado de sitio
pero tus ropas seguían allí
llenas de cenizas de cigarro

Imagen: Piccaso, Nude, Green Leaves and Bust

publicado originalmente en La Colmena 73, enero-marzo, 2012, Toluca, México 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s