Una madrugada 3


III

y no sabes pero a veces te sientes agobiada
y una sanguijuela te oscila en el pecho
y una lechuza te acecha el insomnio


y no sabes pero un día
el leve roce de las cobijas
avispa un aroma que apenas distingues
entre las abejas de mi recuerdo

y no sabes por qué pero de pronto
tus ropas nocturnas te pesan de mármol el tacto
te asfixian de obscenos espasmos el sueño

y relámpago a la mente
así de pronto
a la noche preguntas mi casa y mi nombre
ante la mudez de las grietas de los muros
impregnados de alquitrán
una madrugada cualquiera

Imágenes, Abby Kroke, Dan Cretu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s