Vuelta continua


Como el eco de roble quemado por el rubio flagelo del día ondeándose a sus espaldas, con la mano ofrecida a la hoguera, implorando con odio al Dios de la misericordia.

Su cansancio se tiñe de ruego, a pesar de la pesada
losa del desprecio atisbado de reojo, como epitafio
de piedra en la mirada.

Pero la moneda se muerde la cola,

se nos enrolla en el cuello,

en la mano, en el grito,

en todas las aceras

hasta quedarnos vacíos

varados en el asfalto.

Versión original publicada Ciencia Ergo Sum, vol. 19, núm. 3, noviembre-febrero, 2012, p. 280, Universidad Autónoma del Estado de México

Imágenes tomadas de la red.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s