Conjuro


Abre la puerta para que salgan huyendo los silencios perseguidos por los sabuesos en la                noche sospechosa
Burlando, fugitivos, los bramidos con que arrancan su persecución los cernícalos

Rápidos como los fuegos artificiales detonados por los suspiros de los balcones ajenos y              ausentes
Ensortijados entre tu frágil maleza pélvica en la que se alzan los andenes del infierno.

Tomados de la mano, como niños, cruzamos la mirada al sonido de la cigarra.

cja4010-edit-editEncandilados por los faroles, los adoquines reflejan en el cielo los pasos lentos de las nubes.
Suena simultáneamente tu gemido lúbrico que simula un espasmo sorprendido, ingenuo, confesional,

Entonces llueve un fragor de sudor -mar de rezos perdón pecado por mi gran culpa-,

Signa el granizo su caligrafía de cartógrafo seminal sobre tu vientre vacío y se revela:

Anda, abre el cerrojo de un pudor alimentado por los ritos de destejer por las noches las mecedoras

Mientras te mueves al vaivén de las tijeras para que tus piernas puedan volar sobre mis hombros

Observando cómo germinan los silencios poscoitales, y suben por las redes que destejen las ansias, apenas saciadas, al cerrar la puerta.

436-H

 

Acróstico
publicado, en Cuerda Floja, México, 2010

foto de Cam Attree

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s