Estelas de Monte Albán I


Entre las grecas quemadas por las cósmicas hogueras que delinean las sendas iluminadas en el titilar de los tiempos,

en la nariz de los huajes

en las laderas del cerro del jaguar y su meseta de agaves

hay un cuenco místico

un cuenco de manos telúricas que enconcha el agua de celestial

Monte_Alban_2006_08un cuenco sideral amurallado de pirámides

y en el centro del cuenco:

el viento

eterno e indestructible con su inasible estela

con su zarpa de erosión

acariciando golpeando apretando

la calvicie del cerro del alba

el destello de vida de las espigas del pasto

y el peso infinito del polvo

DSC00676.JPG

 

Ahí se asoman las estampas de piedra

minerales viñetas labradas

para signar las aciagas constelaciones

-ocultas, malditas, terribles, atónitas-

del cuerpo

El desfile de obtuso perfiles con su catálogo de torvas figuras:

la proterva raíz abrupta de la herencia:

el labio henchido, la mirada torva,

los huesos del siniestro brazo desligado

¿a qué míseros dioses reprocharles la tullida  en una raza de obsidnada, pueblo jaguar, habitante de las nubes y sus dardos de granizo?

 

dsc00677.jpg

El desfile conjunta los muñones de un muro cuyas piedras cimentan el mosaico de la enfermedad:

Sacude el grito la piedra, la pierna renga y coto la pisada inconclusa e incompleta

y nueve lunas aguijoneando un estallido interno

hasta retraer los brazos y las ramas del tronco de las manos

pero la piedra sólo atestigua el sordo arco iris del grito

 

 

 

 

¿Qué hay de pedagógico en este muñir de efigies?, ¿cuál es la liturgia de este evangelio de personajes complexiones disímbolas, inéditas? ¿es este desfile la parodia de un circo o de un santoral o la demonología del destino?

Con el cráneo cubierto de un sombrero, casco o birrete

de una cabellera de cómico copete

y doliente la expresión agobiada

me invento de su estela los remolinos de espinas

que se apoltronan en el  entro del sexo

DSC00679como colonias de alacranes

con el aguijón izado en su catapulta de ponzoña.

Las siluetas de ese fuego espiral

atizan el escozor del semblante acre del sufrido incógnito.

 

* lúdica interpretación de las distintas versiones de las estelas de Monte Albán

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s