Corazonadas


EL HOMBRE DE HOJALATA

Desde que le pusieron el marcapasos, se le acabaron las corazonadas

Tinman; Alabama

***
En mi corazón: nada, dice mientras enseña el vacío

***
El corazón tiene razones que el marcapasos no entiende

***
Para darte mi corazón necesito un abrelatas

***
ROMÁNTICA
El doctor Frankenstein falló. Sopló al corazón equivocado y me dio vida. Yo, soy el verdadero hombre de hojalata

***
COQUETERÍA
Mi corazón se va con la primera que me guiña el ojo. Por eso sé que late todavía, en algún lado. Me lo dice el GPS

***
“Qué lata da ese hombre”, dijo el cantinero, mienras le servía de una vez pa´todo el año

***
A mis 85 ya hasta el corazón se me oxidó, dijo mi abuelo tirado en la plancha del quirófano. De la vida me queda pura hojalata

***
El mal de amor le da otra vuleta de tuerca al Hombre de Hojalata. Hasta acá se oye cómo rechina

***
El Hombre de Hojalata se puso el hueso de un aguacate por corazón. Igual se le puso negro

Fragmentos del capítulo “Hombre de Hojalata”, publicados originarlmente en twitter como tuiteratura, recopilados después en el libro Eco de un ave que estalla, Diablura Ediciones: Toluca, 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s