Larvario


crisis de cristales y sus esquirlas y sus dientes estrellados como melladas costras en la columna vertebral, dijeron en el diagnóstico

la convulsión malaria precipita su estrépito por el polvo en mis ojos y el otoño de mis ramajes nervales

hay un desdén de lluvia

                                               en mis manos desiertas

llagadas, erosionadas, que no pueden asir siquiera el bastón

hay una locura en mis manos fangosas que palpitan por sí solas, como habitadas por duendes imprevistos

bacterias, virus, larvas que explotan sus manglares sanguíneos por las capilares redes de mi piel

repletos de algas estallan sus acidos sulfúricos

es incinerado el pedestal de mis piernas columna de humo

ya no hay luz en mis labios ni fuego en mis ojos

soy una pizca de mis ancestros,

una larva mal anochecida

que ha perdido,

su aguijón

versión original publicada en Asedio de la sombra [La hoja murmurante], Toluca: Instituto Mexiquense de Cultura- La tinta de alcatraz, 2007

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s